EL CANNABIS ES EFECTIVO PARA LA FIBROMIALGIA

Tratamiento de la causa raíz del dolor refractario

La fibromialgia es una condición intratable definida por dolor crónico generalizado y debilitamiento. Pero un estudio reciente publicado en Clinical and Experimental Rheumatology demostró que el cannabis puede usarse de manera efectiva para remediar estos problemas, al menos en algunos pacientes.

En general, la investigación sobre el cannabis está plagada de dificultades metodológicas, gracias a las regulaciones anacrónicas que consideran que la marihuana es más peligrosa que el fentanilo o el oxycontin. Pero este estudio realizado por científicos italianos se destaca, produciendo investigaciones que son aplicables a las personas que están tratando de usar cannabis medicinal para tratar la fibromialgia.

¿QUIEN FUE ESTUDIADO?

Los investigadores reclutaron a un poco más de cien pacientes en el Hospital Universitario Luigi Sacco en Milán, Italia. Sesenta y seis de ellos fueron entrevistados durante seis meses de tratamiento. El participante promedio tenía 52 años y más del 90% de los pacientes eran mujeres (las mujeres constituyen la gran mayoría de las personas con fibromialgia).

El estudio se centró en el tratamiento de pacientes refractarios, es decir, personas que toman medicamentos de manera estable, pero no han encontrado alivio. Poco menos de la mitad de sus pacientes tomaban otros dos medicamentos, mientras que casi un tercio tomaba al menos tres. Estos medicamentos eran sedantes centrales severos, incluidos opioides, anticonvulsivos, bloqueadores nerviosos y antidepresivos.

Dada la intensidad de las drogas que la gente ya estaba tomando, fue sorprendente descubrir que la mitad de los pacientes (47%) recibió suficiente alivio del cannabis para reducir o suspender su uso de analgésicos.

Entre un tercio y la mitad de los pacientes experimentaron notables beneficios con respecto al sueño, la ansiedad, la depresión y los síntomas de dolor. La mayoría de los pacientes tenían sobrepeso u obesidad, y el cannabis parecía ser más efectivo para pacientes más pesados. Se excluyeron algunos participantes, incluidos aquellos que ya usaban cannabis y personas con otros dolores o enfermedades reumatológicas.

Los autores concluyen: «Por lo tanto, se puede considerar el tratamiento complementario [Tratamiento médico de cannabis], especialmente en la subpoblación [fibromialgia] que sufre de trastornos del sueño significativos y síntomas ansiodepresivos leves».

TINTURAS DE VALORACIÓN 

Dosificar cannabis es complicado, por lo que los investigadores italianos emplearon una estrategia comúnmente aplicada por los pacientes. Usaron dos flores de grado farmacéutico, llamémoslas: ricas en THC y equilibradas. La flor equilibrada tenía un poco más de CBD que THC.

Ambos se convirtieron en tinturas de aceite de oliva con un gotero para dosificar. Se aconsejó a los participantes que tomaran dos dosis por día, una dosis equilibrada por la mañana y la formulación rica en THC por la noche. El THC puede promover el sueño y parece ser un analgésico más efectivo que el CBD, por lo que no sería prudente desalentar su uso por completo. Pero los efectos intoxicantes del THC son negativos para muchas personas que irían a trabajar y vivirían una vida normal. Este estudio dio a los enfermos de fibromialgia la oportunidad de usar diferentes formulaciones adaptadas a sus propias sensibilidades y ritmos circadianos.

No había un régimen de dosificación establecido: la investigación médica hasta el momento no se ha establecido en una sola dosis, y no es realista sospechar que existe una dosis ideal, teniendo en cuenta la variedad de afecciones que el cannabis puede ayudar a tratar.

En cambio, los investigadores recomendaron que los participantes probaran 10-30 gotas en cada dosis de la mañana y la tarde. Valorando lentamente en función de su propia comodidad, podrían tomar hasta 120 gotas por día. Esto podría significar comenzar con tan solo 4 mg de THC y 2 mg de CBD, divididos en dos dosis. Las dosis más altas habrían sido cercanas a 27 mg de THC y 8 ​​mg de CBD, con la mayor parte del THC tomado por la noche.

TRATANDO EL PROBLEMA SUBYACENTE

Más de un tercio de los participantes experimentaron mejoras clínicamente significativas en los síntomas del sueño y la fibromialgia. La mitad de los pacientes informaron beneficios moderados en la ansiedad y la depresión una vez que se agregó el cannabis a su régimen de tratamiento.

Este es un tema común: la evidencia está en conflicto sobre si el cannabis puede tratar la depresión o el insomnio por separado. Pero cuando estos problemas son secundarios a una afección como el dolor crónico o la fibromialgia, los cannabinoides son bastante efectivos. Es como si trataran el problema subyacente, en lugar de solo los síntomas.

El Dr. Ethan Russo tiene la hipótesis de que la fibromialgia, junto con la migraña, puede ser una expresión de un síndrome clínico de deficiencia de endocannabinoides. Esta teoría propone que ciertas enfermedades se manifiestan cuando el sistema endocannabinoide es demasiado débil para regular adecuadamente los muchos sistemas fisiológicos bajo su control. Si el déficit de endocannabinoides causa ciertas enfermedades, entonces tomar cannabinoides vegetales como el CBD y el THC abordará la raíz de la enfermedad, en lugar de simplemente mitigar algunos síntomas.

El hecho de que casi la mitad de los pacientes pudieron reducir el uso de otras drogas, con un 21% que dejaron de tomar sus otros medicamentos por completo, «probablemente refleja su satisfacción subjetiva con la eficacia y los efectos secundarios de MCT [tratamiento médico de cannabis]», dijo el estudio italiano.

¿QUIÉN SE BENEFICIÓ?

Entre los participantes, 60 eran mujeres y solo 6 eran hombres. Por lo tanto, no fue posible determinar si el sexo tuvo algún impacto en el tratamiento. Curiosamente, los investigadores encontraron que los participantes más pesados ​​eran los que tenían más probabilidades de experimentar beneficios. Esto podría estar relacionado con las tasas más bajas de obesidad entre los consumidores de cannabis, lo que se observa constantemente al estudiar cómo el cannabis afecta la salud pública.

También hay otras posibles explicaciones. El CBD y el THC son moléculas oleosas a las que les gusta pasar el rato en el tejido graso. Los autores especulan que las personas con más grasa pueden absorber mejor los cannabinoides, lo que lleva a un mejor resultado del tratamiento.

Los beneficios del cannabis en la ansiedad y la depresión también son particularmente notables: el 80% de las personas con fibromialgia sufren de ansiedad o depresión.

UNA TERAPIA VALIOSA

De los 102 participantes iniciales, aproximadamente un tercio abandonó el estudio dentro de los seis meses. Esa es una tasa de retención razonablemente buena para un estudio clínico como este. Pero es importante considerar quién se fue y por qué, ya que esto puede sesgar los resultados. Once participantes interrumpieron explícitamente el tratamiento: el cannabis no funcionaba, causaba efectos secundarios moderados o era demasiado costoso. Diez de los participantes continuaron usando cannabis pero abandonaron el estudio cuando se cambiaron a otro hospital. Los 15 abandonos restantes simplemente no se contabilizaron.

Aproximadamente una de cada tres personas experimentó efectos secundarios leves o moderados (como mareos, somnolencia, náuseas y sequedad de boca). Pocos participantes informaron síntomas peores después de comenzar la terapia con cannabis, aunque puede haber estado haciendo que algunos pacientes se sientan fatigados.

¿VALE LA PENA LA TERAPIA CON CANNABIS? 

Los investigadores parecen pensar que sí, especialmente frente a las alternativas convencionales: «El MCT [Medical Cannabis Treatment] ha demostrado ser un complemento mucho más seguro que el tratamiento con opioides, que se asocia con una alta relación riesgo/beneficio y no es eficaz en el tratamiento de la fibromialgia; Además, MCT no tiene propiedades adictivas sustanciales en términos de escalada de dosis o síndrome de abstinencia. La preocupación más importante es la tolerancia porque, aunque el alivio de los síntomas se obtiene después de solo tres meses, un período de tratamiento más prolongado podría conducir a una disminución de la efectividad, aunque esto se puede evitar con una valoración de dosis extremadamente lenta».

Adrian Devitt-Lee, ProjectCBD.org. Marzo 15 de 2020

Traducción al Español: Alexander Gómez, Anandamida Gardens.