Uruguay se convierte en el primer país latinoamericano en legalizar el uso del cannabis con fines medicinales y recreativos